Una vez que tenemos definida una idea de negocio y hemos tomado la decisión de crear una empresa, nos vamos a encontrar que vamos a tener diferentes opciones a la hora de constituirla, y entre ellas:

  • Empresario individual (si no vamos a tener socios)
  • Sociedad civil con pactos estatutarios privados entre socios
  • Sociedad de responsabilidad limitada mercantil
  • Sociedad de responsabilidad limitada profesional
  • Sociedad anónima
  • Comunidad de bienes

La elección de una forma jurídica u otra conllevará unas obligaciones mercantiles, fiscales, laborales y contables que el empresario deberá cumplir. Nuestra experiencia nos permite ofrecer un asesoramiento personalizado y planificación para la elección con éxito de la forma jurídica más adecuada a las necesidades de la empresa a crear.